Emociones tóxicas – “La envidia”

artículo

¡Hola, holita caracolita! ¿Qué tal os va por Smeet? Soy M A N D Y. vuestra animadora cultural y como os expliqué en el artículo de “Emociones Tóxicas” cada mes os voy a hablar de una de las emociones que esto engloba, aunque hay más de las que yo voy a tratar durante este año, quise destacar las más interesantes bajo mi punto de vista.

La envidia nos condena a guerras, a crímenes y muchas veces a una insatisfacción que si llega a ser permanente en el tiempo pueden matarnos a nosotros mismos, pero ¿de dónde viene esta energía tan negativa? Por dos factores muy importantes y es que actualmente, sobre todo las personas ni se quieren, ni confían en ellos mismos.

Por ello cuando alguien consigue una meta, nos fundimos en una espiral de dolor que nos hace pensar que nosotros no lo vamos a conseguir y de ahí nace la envidia, ese sentimiento de querer lo que otros tienen y pensar que nosotros nunca lo vamos a conseguir o que no lo vamos a conseguir de la misma manera, es decir, nunca vamos a tener lo que nos merecemos.

Entonces en nuestro cerebro se produce un cortocircuito que nos hace pensar, ¿por qué ellos sí y yo no?, nos hace sentir un gran dolor que muchas veces deriva a la maldad y como la maldad tiene múltiples caminos, hay múltiples caminos de ser envidiosos y manifestar están emoción.

1) El silenciador. Son las personas que en tu vida no te dicen nada, pero cuando estás en un momento difícil de tu vida aprovechan para clavártela y hundirte un poco más, es decir, por decirlo “te lo dije”, pero en un aspecto completamente negativo.

2) La personalidad yo-yo. Son las personas que son el centro del universo, son las más guapas, las más listas, las mejores, las que tienen la verdad absoluta y por supuesto que no se os olvide, nunca son las personas más mentirosas.

3) Los entrometidos. Son las personas que critican absolutamente todo lo que hace la gente, critican, opinan, juzgan y todo siempre en negativo, nunca viven su vida y viven la vida de los demás, porque consideran que ellos en el fondo nunca van a poder conseguir lo que realmente quieren.

4) La ametralladora. Son las personas que nos comen la oreja, es decir, los que están constantemente diciendo cosas negativas todo el rato, es esa gente con la que realmente luego ni siquiera te quieres juntar porque lo único que hacen es decirte constantemente cosas malas y eso al fin al cabo te da una energía que no quieres, que nadie quiere su vida.

5) La bala directa. Son personas que directamente lo que quieren hacer es que te sientas culpable de todos tus éxitos, como yo no lo puedo conseguir quiero que tú te sientas culpable, que sufras, es decir, un nivel de mala persona prácticamente extremo.

6) Personas sarcásticas. En mi opinión son los más tristes de todos los que he mencionado anteriormente, ¿por qué? Porque son las personas que te la tiran, pero luego te sonríen, es decir, te pueden criticar, te pueden decir algo malo, pero luego se van de cervezas contigo, en mi opinión solo los cobardes, pero eso son los que más pena me dan.

Con todo lo que os he querido contar ¿a qué conclusión llegamos? Yo considero que la envidia es un claro aspecto de inferioridad, es decir, los logros de los demás no están hechos para que tú los critiques, para que tú los juzgues, están ahí para que tú aprendas, es decir, el hecho de que alguien consiga algo no te hace sentir menos válido, no quiere decir que tú no lo consigas, quizás el tiempo que tú estás pensando en “Jo mira esta persona, no sé qué, no sé cuánto” es el que necesitas para llegar donde tú quieres llegar.

La envidia lo que hace es impedir nuestro camino, porque pensamos que “la gente lo tiene más fácil, que es injusto que alguien lo tenga y nosotros no” la única manera de que la envidia desaparezca, es queriéndonos a nosotros mismos, confiando en nosotros y por supuesto trabajando.

No podemos permitir que los caminos de los demás disipen el nuestro, los logros de los demás están para que nosotros aprendamos de fuente de inspiración, no para que los echemos por tierra. Cada persona tiene un peaje no podemos estar juzgando a las personas sin realmente conocer lo que llevan detrás.

Por otro lado, para la gente que es envidiada, que muchas veces lo pasan mal desde aquí os quiero mandar un mensaje “SI TE ESTÁN ENVIDIANDO, ES PORQUE LO ESTÁS HACIENDO BIEN, CONTINUA CON TU CAMINO Y NO DEJES QUE EL DOLOR Y LA INSATISFACCIÓN DE OTRAS PERSONAS TE HAGAN DAÑO, TE HAGAN UNA GRAN DIFICULTAD EN TUS LOGROS”, pero también os quiero decir una cosa, no vayáis de listos ¿vale? Sed humildes, pese a que lo estés haciendo bien, sé humilde, porque he visto mucha gente ir de lista que al final han acabado siendo el tonto, por lo que os quiero transmitir que sigáis vuestro camino, pero siempre desde la humildad y sin creeros superiores porque lo siento, pero nadie lo es.

Dicho esto, espero que toméis esto cómo resultado final a todo lo que os estoy diciendo, que la envidia es simplemente una demostración que creemos que no seamos lo suficientemente fuertes y considero que todos con trabajo, sacrificio y confiando en nosotros mismos podemos conseguir lo que realmente nos propongamos, sin tener que criticar o tirar por el suelo los logros de los demás.

¡Todos juntos podemos! Un besito y hasta el mes que viene. M A N D Y.

Recent content